Noticias


Les fases clares a l'Albufera

Otras Noticias

Las fases de agua clara en L’Albufera: una puerta a la esperanza

lunes, 17 de febrero de 2014

L’Albufera arrastra aún hoy las consecuencias de los vertidos incontrolados de aguas residuales urbanas e industriales que tuvieron lugar desde finales de los años sesenta del siglo pasado, así como del aporte continuo y excesivo de fertilizantes y pesticidas agrícolas. Estos y otros factores la han convertido en un caso paradigmático de lago eutrofizado.

Este proceso de eutrofización está definido por el exceso de nutrientes. Demasiados nitratos y fosfatos, por ejemplo, desencadenan un crecimiento desmesurado de algas y otras plantas acuáticas cuya descomposición provoca la disminución del oxígeno disuelto en el agua. En consecuencia, la vegetación sumergida muere por asfixia y la biodiversidad, que depende de ésta en gran medida, se ve enormemente afectada.

Para que esta Albufera eutrofizada recupere su estado inicial, es necesario que reciba aportaciones constantes y suficientes de aguas de buena calidad. Y, precisamente, a modo de evidencia, esto es lo que vienen a demostrar las fases de aguas claras que tienen lugar de tanto en tanto en L’Albufera.

Naturaleza agradecida

El pasado sábado, 15 de febrero, María Sahuquillo nos habló de ellas en la Trilladora del Tocaio, en El Palmar, en una jornada organizada por la Fundació Assut en colaboración con Acció Ecologista Agró. Ante casi un centenar de asistentes, esta técnico del Servicio de Calidad Ambiental de la Conselleria de Medi Ambient contó que, algunos años, durante el vaciado de los arrozales tras la inundación invernal, cuando la lluvia y otros aportes de agua permiten flujos de buena calidad, se produce este curioso fenómeno biológico: durante dos o tres semanas, el fitoplancton que da a las aguas de L’Albufera su característica opacidad verdosa se reduce de tal manera que el agua se torna casi transparente.

Sahuquillo explicó cómo, detrás este proceso excepcional, se encuentra un crustáceo planctónico conocido como dafnia o pulga de agua (Daphnia magna), un pequeño invertebrado filtrador que prolifera en estas condiciones y que es capaz de “limpiar” por sí solo toda el agua del lago. Pero, no obstante, matizó que, así como la pulga de agua puede producir la fase clara, no tiene la capacidad de mantenerla. Según Sahuquillo, para ello sería necesario que este flujo hídrico apenas puntual, propio solo de algunos inviernos, se mantuviera año tras año hasta la primavera. De este modo, se facilitaría el desarrollo de la vegetación sumergida y, con ello, la recuperación del estado trófico ideal de L’Albufera.

Así pues, recuperar y salvaguardar los valores ecológicos y ambientales de este ecosistema debería pasar, obligatoriamente, por que la administración hidráulica garantizara estas aportaciones mínimas, tanto en calidad como en cantidad. El nuevo Plan Rector de Uso y Gestión de L’Albufera, actualmente en proceso de redacción, debería contemplar y afrontar sin ambages esta realidad.

Proyectos relacionados

La Trilladora del Tocaio

La Trilladora del Tocaio (El Palmar, Valencia) es un proyecto de recuperación de un viejo edificio como centro de propagación de vida, paisaje y cultura: el humedal, el marjal, L’Horta de València, L’Albufera…

Leer más…
Contacta con nosotros | fundació assut © 2014 | Embarcador, 28 - 46012 - El Saler (València) | info@fundacioassut.org